domingo, 21 de mayo de 2017

Duarte XV

ESPECIAL PARA LA INFORMACIÓN                                          AYER Y HOY
articulosdeopinion2004@yahoo.com                JUAN PABLO DUARTE. SU VIDA Y SU OBRA (XV)
                                                                            Julio M. Rodriguez Grullón

LOS PRIMEROS TRINITARIOS (III)
BENITO GONZALEZ.-(1811-1883)
Era el mayor del grupo, pues tenía  27 años de edad y era el único mas viejo que Duarte, quien tenía 25 años para esa fecha.
Fue de los mas activos durante los años de la dominación haitiana y estuvo en la Puerta de la Misericordia y la del Conde, la noche del 27 de febrero de 1844, pero una vez instalada su añorada república, se alejó de la política y no desempeñó ninguna posición.
Es, de los trinitarios originales, del que se tiene menos información
Murió a los 72 años de edad en Santo Domingo.
JUAN NEPOMUCENO RAVELO (1815-1885)
Tenia 23 años al momento del inicio de la Trinitaria.
Gran luchador junto a Duarte durante el período 1838-1844.
En 1843 fue a quien Duarte envió inicialmente a hacer el contacto con los reformistas haitianos, pero al no saber hablar el creole, no logró cumplir esa misión, por lo que Duarte envió entonces a Mella, quien si lo hablaba y este obtuvo éxito en ella.
Fue  apresado por Herard en 1843 y enviado a Haití, donde  luego fue liberado.
Regresó a Santo Domingo y en marzo de 1844 se enroló en el ejército del sur, luchando contra los haitianos junto a Duvergé.
Se hizo un gran seguidor de Manuel Jimenes, segundo presidente de la república. y cuando este cayó en 1849 se marchó del paíus y se radicó en Santiago de Cuba.
Apoyó la anexión en 1861 y regresó al país, luchado contra los restauradores a partir de 1863 y cuando terminó esta guerra en 1865, regresó de nuevo a Santiago de Cuba, donde murió a los 70 años de edad.
JACINTO  DE LA CONCHA (1819-1886)
Tenía 19 años el juramentarse como trinitario.
Era hermano de Tomas de la Concha, quien era el prometido de Rosa Duarte, así que podemos decir que poseía cierto parentesco, con el fundador de la República, pero  es sin embargo, el de la trayectoria mas errática de los nueve trinitarios originales.
Al fundarse la república en 1844 se enrola en el ejército del sur y lucha contra los haitianos al mando de Duvergé, junto a varios de los otros nueve originales, que como hemos visto hicieron lo mismo.
Al igual que Juan Nepomuceno Ravelo, se hizo gran seguidor de Manuel Jimenes, quien lo designó Ministro de Hacienda.
Al caer este gobierno en 1849, marchó al exilio de donde regresó en 1855 y conspiró contra Santana en el movimiento de ese año contra el dictador seibano. Escapó rapidamente del país al descubrirse esta trama  y no fue atrapado como su hermano Tomás, quien aunque no figura entre los trinitarios  originales, estuvo tan activo como cualquiera de ellos, en el período 1838-44 y estaba implicado en esta conspiración, siendo atrapado y fusilado junto a Duvergé ese año.
Esto afectó grandemente su vida y conducta y así vemos que dos años después, en 1857, se hizo Santanista y  regresa al país, apoyando la anexión y luchando contra los restauradores.
Terminada esta guerra, se queda en el país y ahora se hace baecista y durante la guerra de los seis años apoyó a Baez,  quien lo hizo miembro del Senado Consultor.
Al caer el quinto gobierno de Baez en 1878 y entendiendo correctamente que el baecismo había terminado como fuerza política, adoptó entonces su antigua postura patriótica, haciéndose condecorar como “Prócer de la Republica”.
Murió en Santo Domingo a los 67 años de edad.




sábado, 13 de mayo de 2017

Duarte XIV

ESPECIAL PARA LA INFORMACIÓN                                          AYER Y HOY
articulosdeopinion2004@yahoo.com                JUAN PABLO DUARTE. SU VIDA Y SU OBRA (XIV)
                                                                            Julio M. Rodriguez Grullón

            LOS PRIMEROS TRINITARIOS (II)
JOSE MARIA SERRA (1819-1888)
Tenía 19 años al fundarse la Trinitaria y como ya vimos, antes de esto ya regaba pasquines contra los haitianos por las noches, en la ciudad de Santo Domingo, tarea a la que se le unió Duarte. 
Fue el primero que se enteró de los planes de este sobre la fundación de esta sociedad y el primero que escuchó de sus labios la expresión   “Viva la Republica Dominicana”.
 No fue un hombre de armas, fue un intelectual y a poco de fundada la república en 1844, se convirtió en uno de los redactores del periódico “El Dominicano”.
En 1849, fue desterrado por Santana a seguidas del golpe de estado contra Jimenes y no regresó jamás a su país. Inicialmente fue enviado a Saint Thomas, pero le era difícil encontrar como ganarse la vida en esa isla, por lo que pasó a San Juan, Puerto Rico, desde donde hizo contacto con un amigo en Mayaguez y terminó radicándose  en esa ciudad,  ganandose la vida como maestro y periodista. Allí murió   en 1888, a los 69 años de edad.
Gran amigo de Meriño, escribió a petición de este, en 1887, sus “Apuntes para la historia de los trinitarios”, que es el documento básico para conocer la historia de la Trinitaria y los inicios del movimiento organizado por Duarte, para obtener nuestra independencia.
En ese documento nos dejó una descripción del rostro de Duarte en 1838 cuando tenía 25 años de edad: Ojos azules, tez suave color rosa, labios finos con un espeso bigote negro que formaba contraste agradable  con su dorada y poco poblada cabellera, que al dilatar la longitud de su frente,  daba majestad a su fisonomía.  
Que contraste con el rostro arrugado y aspecto demacrado, con que se ha popularizado el rostro del fundador de la república,  extraído de una foto tomada un año antes de su muerte.
FELIPE ALFAU (1819-1878)
Tenía también 19 años al fundarse la Trinitaria.
Junto con sus hermanos Antonio y Julián,  poseía tierras y un negocio de cortar madera en Bávaro, en el Seibo,  por lo que  conocía a los mellizos Santana desde antes de los acontecimientos de febrero de 1844.
Era hijo de españoles. Diferente a Serra, fue siempre un hombre de armas.
Proclamada la república, marchó al sur y organizó  junto a Duvergé, la defensa de Azua.
Amante de la disciplina y el orden hasta el fanatismo, se convirtió en un admirador de Pedro Santana y cumplía sus ordenes al pie de la letra. Fusiló  a varios grupos de revoltosos que se consideraban una amenaza para la estabilidad de la naciente república.
Luego, en julio, apoyó  a Santana contra sus antiguos compañeros de la Trinitaria y este lo designó Comandante de la Plaza de Santo Domingo en sustitución de José Joaquín Puello. Renunció a esa comandancia, porque acusó a un subalterno de cometer irregularidades y Santana no lo apoyó para castigarlo.
Se alejó entonces de la vida pública por 11 años, hasta 1855, cuando se integró de nuevo al ejército, en la movilización de ese año para luchar contra la invasión haitiana, viendo acción en la batalla de Sabana Larga, en enero de 1856.
No se reconcilió con Santana y se opuso publicamente a que se le adjudicara a este la isla Saona por 50 años sin pagar nada y al año siguiente aprobó  que fuera revocada esa medida.
En 1857 se marchó a vivir a España.
En 1860, Santana lo nombró nuestro representante en aquel país y entonces apoyó la anexión y regresó en 1861. En la guerra de la restauración luchó junto a los españoles contra los dominicanos  y restaurada la república, regresó a España, donde murió, a los 59 años  de edad.




domingo, 7 de mayo de 2017

Duarte XIII

ESPECIAL PARA LA INFORMACIÓN                                          AYER Y HOY
articulosdeopinion2004@yahoo.com                JUAN PABLO DUARTE. SU VIDA Y SU OBRA (XIII)
                                                                            Julio M. Rodriguez Grullón
LOS PRIMEROS TRINITARIOS.-
JUAN ISIDRO PEREZ.- (1817-1868)
El mas emotivo y apegado de todos, a Duarte, a quien idolatraba.
Comenzó temprano sus relaciones con el, después de su regreso de Barcelona en 1831  y fue el mas aventajado de las clases de esgrima de Duarte. Se hizo un gran diestro en uso de la espada y se le consideraba el mejor espadachín de esos días.
Como Duarte ingresó en la Guardia Nacional Haitiana, donde alcanzó el rango de capitán.
Prestó gustoso su humilde bohío donde vivía con su madre Chepita Perez, para la reunión del 16 de julio de 1838, cuando tenía  21 años de edad. Cuando Duarte fue exiliado en agosto de 1843, se fue con el y regresó a su lado el 15 de marzo de 1844. En julio de ese año, cuando Santana ya  proclamado  Presidente de la República, con poderes dictatoriales en nombre del ejército y el pueblo, irrumpió en una reunión de la Junta Central Gubernativa que presidía Sanchez, para apresar y sustituir a los duartianos en ella, Perez intentó agredirlo y este salvó la vida por la intervención de Felipe Alfau. Cuando se supo esa noticia los hateros seibanos trataron de eliminarlo y tuvo que refugiarse en el consulado francés bajo la protección del cónsul Saint Denys transitoriamente. Fue enviado de inmediato al exilio en Saint Thomas y desde allí enseguida  se fue para Puerto Plata y se encerró voluntariamente con Duarte en la Fortaleza San Feljpe.
En agosto partió al exilio con su maestro y líder, pero estos acontecimientos desequilibraron su mente y cuando regresó en 1848, estaba convertido en un enajenado mental, permaneciendo así hasta su muerte en 1868 los 51 años de edad, en la epidemia de Cólera que azotó la ciudad de Santo Domingo ese año.
Fue enterrado en una tumba común con los cientos de muertos  que produjo esa epidemia y sus restos no fue posible identificarlos  luego.  
Una de sus hermanas maternas Altagracia Pereyra de la Paz, casó con Manuel Jimenes, segundo presidente de la República.
El prestigioso psiquiatra dominicano, Antonio Zaglul, lo bautizó con el nombre del Ilustre Loco
PEDRO ALEJADRINO PINA.- (1820-1870)
Tenía 18 años al fundarse la Trinitaria y era el mas joven del grupo.
Era primo del historiador José Gabriel García.
Al igual que Perez, era muy apegado a Duarte y formaban la trilogía trinitaria mas fuerte.
Participó con Duarte y Desgrotte en la escaramuza de la Plaza de Armas (actual Parque Colón) , el  24 de marzo de 1843  en la alianza de los trinitarios y los reformistas haitianos, para sacar  al gobernador  boyerista Carrié de la ciudad.
Al tener que partir Duarte para el exilio en agosto de ese año, por la persecución de Herard, marchó con el y Juan Isidro Pérez y regresó también con ellos el 15 de marzo de 1844. Se enroló de inmediato en el ejército del sur y lucho bajo las ordenes de Santana contra los haitianos.
Cuando ocurrió la ruptura de los trinitarios con Santana, regresó con ellos y colaboró con Duarte en la acción del 9 de junió de 1844, que sacó de la Junta Central Gubernativa a los separatistas afrancesados y pasó a formar de ella. Fue hecho prisionero por Santana  y enviado de nuevo al exilio junto a Duarte y demás duartistas, el 22 de agosto de 1844.
En 1861, junto con Sanchez y Cabral,  intentó hacer abortar la anexión a España, invadiendo el país por la frontera haitiana en el sur de la República.. Logró escapar como lo hizo también Cabral de las fuerzas de Santana, pero Sanchez fue capturado y fusilado sumariamente el 4 de julio de 1861.
Se estableció  entonces en Coro,  Venezuela, desde donde se comunicó con Duarte , quien estaba ya en Caracas, aunque no regresó con el por Montecristi en 1864.
Retornó al país al terminar la guerra restauradora y apoyó a Cabral en el gobierno del protectorado en agosto de 1865 y fue diputado de la Asamblea Nacional Constituyente. Mas adelante presidió la Suprema Corte de Justicia.  y luego, de nuevo junto a Cabral, se  integró a  luchar en la guerra de los seis años contra Baez.

Murió en esta guerra en 1870, en San Juan de la Maguana, a los 50 años de edad.