domingo, 20 de noviembre de 2016

Juan Pablo Duarte. Su vida y su obra (II)

Especial para La Información                                       AYER Y HOY
articulosdeopinion2004@yahoo.com       JUAN PABLO DUARTE. SU VIDA Y SU OBRA (II)               
                                                                       Julio M. Rodriguez Grullón


            SU MADRE.-
            Manuela Diez Jimenez era una seibana, hija de un español y una seibana como ella.
Nacida en 1786 no había cumplido aun los 15 años cuando se casó con Juan José Duarte, español como su padre. quien   se ocupaba del negocio de corte y exportador de maderas en la región este del país.
            Doña Manuela como muchas mujeres de su tiempo fue una mujer fértil, trayendo al mundo un total de 10 hijos, de los cuales tres murieron en la infancia, como ocurría con frecuencia, aun en familias de la clase alta de entonces , debido a la alta mortalidad infantil en nuestro medio.
            Era una mujer hacendosa, consagrada a las tareas del hogar, atendiendo a sus hijos y su esposo con gran ternura.
            Su cuarto embarazo produjo a Juan Pablo, a quien transmitió, como a los demás hijos, las virtudes cristianas que lo guiarían durante toda su vida.
Que su cuarto hijo fuera  bautizado a los nueve días de nacido, en la Iglesia de Santa Bárbara,  demuestra el arraigo católico en su familia.
            De sus siete hijos que llegaron a la mayoría de edad, solo Vicente Celestino el mayor, nacido en Mayaguez, Puerto Rico, donde residió el matrimonio Duarte Diez durante los primeros diez años de su unión, dejó descendencia.
            Vicente Celestino casó en Santo Domingo en 1822    con María T. Villeta, con quien procreó siete hijos, nacidos todos en Santo Domingo, pero ninguno regresó al país, luego de ser expulsados a Venezuela en 1845. De los hijos de Vicente Celestino, Romualdo,  nacidó en 1833, casó en Venezuela con Francisca Rodriguez Sanz y es de donde provienen los descendientes conocidos de los Duarte Diez.
            No quedó descendencia en Santo Domingo de ellos, pues toda la familia fue enviada al exilio en Venezuela, por Pedro Santana,  en marzo de 1845, después del fusilamiento de María Trinidad Sanchez, el 27 de febrero de ese año.
            Esta falta de descendencia de su familia en el país , perjudicó a Juan  Pablo en el reconocimiento de su labor patriótica, por la posteridad.
            Doña Manuela falleció en Caracas en 1858, a los 72 años de edad.
            INFANCIA DE JUAN PABLO EN SANTO DOMINGO.
            Creció en el área de la atarazana, donde estaba ubicado el negocio de su padre de almacén de productos importados y de objetos que se confeccionaban para la marinería.
Hoy  hubiéramos catalogado a Don Juan José como un importador y también de mercader de objetos necesarios para la navegación de las embarcaciones de la época.
            Según tradición, el aprendió este tipo de negocios en Cadiz, puerto importante de España en el Atlántico, cercano a su lugar  de nacimiento, donde residía una tía suya, donde viviò antes de emigrar hacia acá.
            Era el único importador en la ciudad, de unos 8 mil habitantes para esa época y le fue muy bien, por lo que al crecer su hijo Juan Pablo y demostrar su inteligencia, le interesó que aprendiera contabilidad para una mejor administración del mismo.
            La educación de Juan Pablo fue difícil, en el medio en que crecía.
Los haitianos no estaban interesados en la educación de los dominicanos y el analfabetismo rondaba el 90% de la población. Apenas  existían escuelas formales y las personas  que por su tradición familiar, o de alguna otra manera, habían obtenido algún nivel de instrucción, tenían escuelitas particulares y fungían de maestros de los jóvenes, a cuyas familias les interesaba  se educasen lo mejor posible.
            El joven Duarte estaba en esa categoría. Sus primeras lecciones las obtuvo en la escuelita de la  Sra Montilla y de ahí pasó a la del señor Aybar. Su inteligencia sobresalía siempre en el grupo de compañeros estudiantes y su interés en el estudio era notable.
           

            

sábado, 12 de noviembre de 2016

Ganó Trump

Especial para La Información                                       AYER Y HOY
 articulosdeopinion2004@yahoo.com                       GANÓ TRUMP                                         
                                                                        Julio M. Rodriguez Grullón

         El pasado martes, luego de una campaña llena de insultos y bajezas, sorpresivamente resultó ganador en las elecciones presidenciales de los EE UU A, el señor Donald Trump.
         Vamos a dividir esta entrega en dos partes:
En la 1ra, veremos porqué ganó Mister Trump y en la segunda, que podemos espèrar que haga  este señor, desde la Presidencia del país mas poderoso del planeta
¿Porqué ganó Trump ?.
A pesar de que en los Estados Unidos, de sus 321 millones de habitantes, solo el 18.7%  viven en zonas rurales, fue este segmento de la población, que al votar casi unanimente  por Trump, le dió el triunfo  en las elecciones. También lo apoyaron  masivamente  los obreros blancos. Asimismo fue obvio que el FBI estaba de su parte y le hizo tremendo daño a Hillary, con sus declaraciones sobre el asunto de su correo privado y las comunicaciones secretas, unos días antes de las elecciones.
Donde la influencia del voto rural quedó mas claramente establecida fue en el estado clave de la Florida.
En las grandes zonas urbanas de la punta sur de la península, Hillary se impuso abrumadoramente, pero a medida que se iba ascendiendo, su votación  fue disminuyendo y al llagar a la parte norte del estado, vemos que allí ganó Trump y el resultado general final fue, que por estrecho margen, ganó Trump, todos los votos electorales de este estado.
En los tres estados, donde están ubicadas las grandes ciudades americanas, Nueva York (Nueva York), Illinois (Chicago) y California ( Los Angeles) ganó Hillary ampliamente.
Pero  Hillary, quizás por ser mujer, recibió menos apoyo de los negros y latinos que Obama en las elecciones de 2012. Obama recibió el 93% del voto negro, Hillary se quedó en 88% y de los latinos, Obama recibió el 71% y Hillary solo 65%. Negros y latinos son el 24% del electorado americano en estos momentos. Esto no era lo que se esperaba de este segmento de la población en su apoyo a ella.
            Finalmente y aunque usted no lo crea, el sistema para elegir Presidentes en este país, es el arcaico, indirecto, por los Colegios Electorales, el  mismo  por el cual se eligió  su 1er Presidente George Washington en 1789. No es el método directo de que el candidato que saque mas votos gane. De ser así, Hillary hubiera ganado, pues sacó 365,790 votos mas que Trump. (60,403,091 versus 60,037,301). Esta es la quinta vez que ocurre esto en la historia electoral del país y anteriormente había ocurrido en 1824,1876,1888 y en el 2000.
            Esperemos que después de lo sucedido en estas elecciones, el sistema se cambie al mas justo, de elección por voto directo.
            ¿QUE PODEMOS ESPERAR DE MISTER TRUMP?
            Internamente Trump, que tiene todas las características de un demagogo, aspirante a dictador,  podrá cambiar pocas  cosas; una de ellas, es el llamado Obama Care, en la atención en salud, pero la política exterior estará en sus manos y por lo que ha dicho, veremos que el bloqueo a Cuba seguirá y no me sorprendería que revoque algunas de las medidas de Obama al respecto.
            Creo dificultará la entrada de inmigrantes al país y tratará de sacar a los ilegales y ya veremos que pasará con su famosa pared en la frontera con México.
            Aparentemente se llevará bien con Putin en Rusia y eso puede contribuir a poner fin al conflicto en el medio oriente, aunque  creo seguirá apoyando a Israel.
            La que corre peligro de desintegrarse es la OTAN, el pacto militar del Atlántico Norte, que ha mantenido la estabilidad en Europa desde el fin de la 2da guerra mundial, pero que con el derrumbe del bloque socialista en 1989-91, es ahora menos necesario.
            Finalmente  las medidas de Trump contra Cuba, beneficiarán indirectamente nuestro turismo, así que de momento no veo nos afecte negativamente.


sábado, 5 de noviembre de 2016

Juan Pablo Duarte. Su vida y su obra

Especial para La Información                                       AYER Y HOY
 articulosdeopinion2004@yahoo.com     
                                                    JUAN PABLO DUARTE. SU PERSONA Y SU OBRA (i)
                                                                        Julio M. Rodriguez Grullón

          Porque es evidente existe un auge del duartismo en esta ciudad de Santiago, nos parece oportuno dedicar varias de nuestras columnas, a enriquecer el conocimiento que sobre Duarte y su obra debermos tener los dominicanos.
          Asimismo es conveniente renovar nuestro interés en el Padre de la Patria, porque debemos avivar nuestro patriotismo y tomar conciencia de la importancia de la soberania que el nos legó, en base a su esfuerzo y sacrificio.
            Somos dominicanos por Duarte, que supo enfrentar la fuerza y opinión de la clase  alta en esos días, que era partidaria de la Separación, esto es, separarnos de los haitianos y colcarnos bajo la protección de una de las grandes potencias de la época.
            Ellos pensaban que era la única forma de  librarnos de los  los haitianos.
            La historia se ha encargado de demostrar que Duarte tenía la razón, pero los Separatistas, quienes   dominaron los primeros 35 años de la vida política nacional,  se empeñaron en borrarlo del mapa y eliminar  todo rastro de su obra.
            Comenzaremos nuestro relato refiriéndonos a sus padres y familiares cercanos, porque solo asi comprenderemos ciertos hechos de la vida del patricio.
            SU PADRE.-
            Juan José Duarte ( 15 de septiembre 1768-25 de noviembre 1843)
            Fue un español  que decidió emigrar al continente americano, buscando mejores horizontes para su vida, ya que su región natal, Vejer de la Frontera, Provincia de Cadiz,  había  sufrido la acción devastadora de una guerra  y a el le pareció era preferible buscar nuevos horizontes  para mejorar su situación económica.
            Aunque  tenía dos hermanos, no hay evidencias de que alguno de ellos lo acompañara y todo apunta y existen pruebas documentales de ello, que  llegó solo a  Santo Domingo, cuando tenía unos 30 años de edad, aproximadamente en 1799. (Ver Tejera, Emiliano. La ascendencia paterna de Juan Pablo Duarte. Revista Clío, No. 1, Santo Domingo, 1933; pag  105)
            Ahora bien, el apellido  Duarte es común en la península Ibérica  y  anteriores  a su llegada, encontramos la llegada de otros emigrantes con este apellido, que consideramos interesante señalar.
            El primero, Antonio Duarte, portugués, llegó a Santo Domingo en 1586. En 1633, llegó Juan Duarte a Cotuí y en 1649 Manuel Duarte a Santo Domingo.
            En 1747, unos cincuenta años antes que el padre de Juan Pablo,  llegó procedente de Cuba, otro Manuel Duarte,  a San Fco de Macorís y es el tronco de los Duarte de la región nordeste del país, pues  es el abuelo de Dionisio Duarte. ( Ver Bello Peguero, Rafael. Archivo histórico de la Arquidiocesis de Santo Domingo, Iglesia de Santa Ana de San Fco de Macoris, dispensas de matrimonio de 1860, pag 55).
            Juan José Duarte se estableció en Santo Domingo e inició su negocio como vendedor de articulos de quincallería o sea objetos de metal, relacionados en su caso, a la navegación.
            Se piensa que antes de emigrar de su región natal, estuvo en Cadiz, activo puerto de mar, donde residía una tia suya y allí  adquirió experiencia en este tipo de negocios  y lo iniciò en su nuevo ambiente, en 1799.
            Para 1800 Juan José realizó un viaje al  Seibo, donde residía otro español, llamado Antonio Diez, casado con una dominicana, de nombre Rufina Jimenez    y quedó prendado de su hija quinceañera, llamada Manuela. Ese matrimonio tenía tres hijos varones mas, Antonio, Mariano y José Prudencio.
            Tanto Don Juan José, como Don Antonio, compartían un sentimiento antihaitiano, que se pondría de manifiesto ante la inminente invasión de Toussaint Louverture en 1801, cuando Don Juan José, ya casado con Manuela, decidió emigrar a Puerto Rico, estableciendose en Mayaguez. y los hermanos de Manuela, decidieron irse para Venezuela, estableciéndose en Caracas, donde  resultaron ser prósperos empresarios.
Su sobrino Juan Pablo los visitaría y ellos colaboraron generosamente con su labor patriótica en mas de una ocasión.  




Especial para La Información                                       AYER Y HOY
 articulosdeopinion2004@yahoo.com     
                                                    JUAN PABLO DUARTE. SU PERSONA Y SU OBRA (I)
                                                                        Julio M. Rodriguez Grullón

          Porque es evidente existe un auge del duartismo en esta ciudad de Santiago, nos parece oportuno dedicar varias de nuestras columnas, a enriquecer el conocimiento que sobre Duarte y su obra debermos tener los dominicanos.
          Asimismo es conveniente renovar nuestro interés en el Padre de la Patria, porque debemos avivar nuestro patriotismo y tomar conciencia de la importancia de la soberania que el nos legó, en base a su esfuerzo y sacrificio.
            Somos dominicanos por Duarte, que supo enfrentar la fuerza y opinión de la clase  alta en esos días, que era partidaria de la Separación, esto es, separarnos de los haitianos y colcarnos bajo la protección de una de las grandes potencias de la época.
            Ellos pensaban que era la única forma de  librarnos de los  los haitianos.
            La historia se ha encargado de demostrar que Duarte tenía la razón, pero los Separatistas, quienes   dominaron los primeros 35 años de la vida política nacional,  se empeñaron en borrarlo del mapa y eliminar  todo rastro de su obra.
            Comenzaremos nuestro relato refiriéndonos a sus padres y familiares cercanos, porque solo asi comprenderemos ciertos hechos de la vida del patricio.
            SU PADRE.-
            Juan José Duarte ( 15 de septiembre 1768-25 de noviembre 1843)
            Fue un español  que decidió emigrar al continente americano, buscando mejores horizontes para su vida, ya que su región natal, Vejer de la Frontera, Provincia de Cadiz,  había  sufrido la acción devastadora de una guerra  y a el le pareció era preferible buscar nuevos horizontes  para mejorar su situación económica.
            Aunque  tenía dos hermanos, no hay evidencias de que alguno de ellos lo acompañara y todo apunta y existen pruebas documentales de ello, que  llegó solo a  Santo Domingo, cuando tenía unos 30 años de edad, aproximadamente en 1799. (Ver Tejera, Emiliano. La ascendencia paterna de Juan Pablo Duarte. Revista Clío, No. 1, Santo Domingo, 1933; pag  105)
            Ahora bien, el apellido  Duarte es común en la península Ibérica  y  anteriores  a su llegada, encontramos la llegada de otros emigrantes con este apellido, que consideramos interesante señalar.
            El primero, Antonio Duarte, portugués, llegó a Santo Domingo en 1586. En 1633, llegó Juan Duarte a Cotuí y en 1649 Manuel Duarte a Santo Domingo.
            En 1747, unos cincuenta años antes que el padre de Juan Pablo,  llegó procedente de Cuba, otro Manuel Duarte,  a San Fco de Macorís y es el tronco de los Duarte de la región nordeste del país, pues  es el abuelo de Dionisio Duarte. ( Ver Bello Peguero, Rafael. Archivo histórico de la Arquidiocesis de Santo Domingo, Iglesia de Santa Ana de San Fco de Macoris, dispensas de matrimonio de 1860, pag 55).
            Juan José Duarte se estableció en Santo Domingo e inició su negocio como vendedor de articulos de quincallería o sea objetos de metal, relacionados en su caso, a la navegación.
            Se piensa que antes de emigrar de su región natal, estuvo en Cadiz, activo puerto de mar, donde residía una tia suya y allí  adquirió experiencia en este tipo de negocios  y lo iniciò en su nuevo ambiente, en 1799.
            Para 1800 Juan José realizó un viaje al  Seibo, donde residía otro español, llamado Antonio Diez, casado con una dominicana, de nombre Rufina Jimenez    y quedó prendado de su hija quinceañera, llamada Manuela. Ese matrimonio tenía tres hijos varones mas, Antonio, Mariano y José Prudencio.
            Tanto Don Juan José, como Don Antonio, compartían un sentimiento antihaitiano, que se pondría de manifiesto ante la inminente invasión de Toussaint Louverture en 1801, cuando Don Juan José, ya casado con Manuela, decidió emigrar a Puerto Rico, estableciendose en Mayaguez. y los hermanos de Manuela, decidieron irse para Venezuela, estableciéndose en Caracas, donde  resultaron ser prósperos empresarios.
Su sobrino Juan Pablo los visitaría y ellos colaboraron generosamente con su labor patriótica en mas de una ocasión.  




sábado, 29 de octubre de 2016

Centenario de la 1ra intervencion y XXI

CENTENARIO DE LA PRIMERA INTERVENCION NORTEAMERICANA
                                                                 EN NUESTRO PAIS 1916-24 (y XXI)
                                                                          Julio M. Rodriguez Grullón

EPILOGO (II)
El blanco inicial de expansión era arrebatarle Cuba a España, lo cual se consiguió en 1898, con una guerra de corta (4 meses)  duración.
En 1902 llegó a la Presidencia de Estados Unidos  por accidente, al ser asesinado el Presidente McKinley, su Vice Presidente Theodore Roosevelt, un creyente en la doctrina del destino manifiesto y de inmediato inició la agresiva política del garrote y el dólar, hacia los países del Caribe.  
El primer garrotazo se lo aplicó a Colombia, quitándole el istmo de Panamá, para construir el anhelado canal interoceánico, lo cual  lograron en 1914, el  mismo año que estalló la primera guerra mundial en Europa. Los gobernantes americanos desarrollaron un gran temor a que el canal pudiera ser objeto del deseo de los países imperialistas europeos y se apoderaron militarmente de los países ubicados en las rutas de acceso al canal, ocupando militarmente Haití y Republica Dominicana. Nicaragua, fue intervenida también  para evitar que se pudiera construir allí un canal rival. La enmienda Platt en 1902, ya les había otorgado control militar sobre Cuba, además del económico.
Ahora bien, los norteamericanos se encontraron con que en la Republica Dominicana,  nadie aceptó ser Presidente apoyado por sus “marines”, a diferencia de lo que ocurría en los demás países de la zona y tuvieron que designar un gobernador  militar.
Los primeros dos años (1916-18), mientras la 1ra guerra mundial devastaba a Europa y morían millones de personas, los dominicanos estaban anonadados y ligaban la intervención con este hecho, además que el gobernador Knapp, hablaba de que sería transitoria.
Knapp partiò en diciembre de 1918 y el nuevo gobernador Snowden, en marzo de 1919, comenzó a decir que la intervención sería permanente, lo que provocó de inmediato una vigorosa ola de protestas, que llegó hasta Washington desde donde  obligaron al gobernador a decir que no, que la intervención sería transitoria  hasta que se tomaran medidas para asegurar el bienestar futuro  del país. Entonces se designó una comisión, para que hiciera esas recomendaciones. Snowden desestimó las recomendaciones de ella y sus  miembros renunciaron en pleno.
Mientras la comisión elaboraba sus propuestas, surgió un grupo radical contra la intervención, la Unión Nacional Dominicana. (UND), que decía todos los actos hechos durante la intervención eran ilegales, no válidos y que lo que tenían que hacer los norteamericanos era simplemente abandonar el país. Esto fue lo que se conoció como la evacuación pura y simple.
            La UND se encargó de realizar una vigorosa campaña contra la intervención en nuestro país, en los Estados Unidos y en los foros internacionales, campaña muy efectiva cuando se publicaron las fotos del torturado Cayo Baez.
            Internamente y desconectadas de la UND, o cualquier organización política, surgieron las guerrillas en la región este del país, que impidieron  a los marines controlar esa región y los ponían en situación embarazosa ante sus superiores en Washington. Como esa zona era el asiento de inversión extranjera  en la forma de ingenios azucareros, estas guerrillas tenían también repercusión internacional, especialmente luego de que en septiembre de 1921, Ramón Natera  secuestrara  el administrador  del Ingenio Angelina y lo liberara dos días después, encargándole  diseminar el mensaje independentista de las guerrillas.
            Todos estos hechos  hicieron de nuestra intervención un  tema en la campaña presidencial de Estados Unidos de 1920 y el candidato opositor que resultó ganador, Warren Harding, se opuso a ella; así que al tomar posesión de su cargo en marzo de 1921, se iniciaron las  negociaciones que terminaron en el plan de evacuación  Hughes-Peynado, que puso fin a la intervención, colocando a Juan B Vicini como presidente provisional en octubre de 1922 y culminando el 12 de julio de 1924, cuando se juramentó como Presidente Constitucional Dominicano, Horacio Vasquez..  


Centenario de la 1ra intervencion XX

EPILOGO (I)
            Aunque se iniciaron un siglo después que  las colonias españolas en el nuevo mundo, las colonias inglesas en Norteamérica, tuvieron  motivos diferentes en su origen y se desarrollaron mas rapidamente que  aquellas.
            Las colonias inglesas fueron un producto del torbellino religioso en Europa consecuencia de la reforma protestante que inició Lutero en el siglo XVI, pero que fueron las ideas de Calvino, las que mas se extendieron.
            Este reformador, que no era sacerdote, además de negar la autoridad del Papa, cambió las reglas del mundo económico cristiano, al enseñar que prestar dinero con interés no era pecado. Esto impulsó la competitividad en este campo y la aparición de mercados y  bancos..
            Calvino también pregonó que la salvación del alma  era cuestión de predestinación y que los hombres lo que debían saber era si estaban entre esos predestinados. Una de las señales de que se estaba en ese grupo,  era si le iba bien en los negocios.
            Así que el impulso inicial  de la actividad económica en estas colonias fue religioso, que la acumulación de riquezas hizo que se olvidara y prevalecieran las reglas del mercado.
            La publicación en 1776 el mismo año en que las colonias se separaron de la corona inglesa, del libro de Adam Smith sobre la acumulación de riquezas y el capital, hizo que se adoptara ese “capitalismo” como sistema en el  orden económico.
Mientras  tanto,  las colonias españolas  languidecían comercialmente, asfixiadas por el monopolio de la casa de contratación de Sevilla, que les impedía comercializar entre si, situación que era peor en esta isla del Caribe, que quedó aislada, rodeada de piratas y corsarios hostiles y dependiendo económicamente  de la llegada de un subsidio anual desde México.. Por otra parte, la Inquisición se encargaba de que las ideas de Calvino o Lutero no penetraran en su cultura. España y Portugal permanecieron siempre fieles al Papa, con una teocracia gobernante en sus países y colonias.
Las ideas de los enciclopedistas europeos penetraron facilmente en las colonias inglesas de norteamérica,  que al separarse de su corona, adoptaron la forma democrática de gobierno, con separación de iglesia y estado y así iniciaron su gobierno en abril de 1789, cuando tomó posesión de la presidencia George Washington y a diferencia de lo tumultuoso que resultó la revolución francesa que estalló tres meses después, los Estados Unidos de América nunca han padecido el trauma de un golpe de estado y yo pienso  que esa es la causa de la fortaleza de sus instituciones y de su desarrollo sostenido.
La pujanza de estas colonias, ahora convertidas en república, en la costa Atlántica de América del Norte, las hizo expandirse hacia el oeste, dominar a los indígenas del país  y arrollar a ingleses, franceses y mejicanos, en su ruta hasta llegar a la costa oeste, en el Pacífico, en un lapso de 59 años (1789-1848).
Este extraordinario avance hizo que se pensara era debido a la superioridad de su raza, que les imponía “el destino manifiesto” de civilizar a las razas inferiores que les rodeaban, no a la superioridad de su sistema político y a la fertilidad y recursos naturales del terreno en que se desarrollaban.
Este sistema político  declaraba la igualdad de todos ante la ley y todavía, en 1861, 72 años después de iniciarse su estado, había esclavos en su seno. La terminación de la esclavitud, costó una guerra civil (1861-65) que fue el mayor conflicto bélico conocido hasta esos días y que frenó por un tiempo, el impulso expansivo.
Para los 1890, ese impulso se había restablecido, en la economía existían ya los grandes monopolios (trusts) que internamente fueron frenados por un movimiento sindical obrero fuerte, lo que los hizo pensar en invertir fuera del país y así obtener mayores beneficios. 






1ra intervencion XIX

LAS ELECCIONES DE 1924.-
Al igual que el Consejo de Estado de enero de 1962, cuya misión era organizar las elecciones de diciembre de ese año, la  misión del Pte Vicini, quien tomó posesión en octubre de 1922, era organizar las elecciones que se efectuarían el 15 de marzo de 1924 y varias circunstancias le favorecieron
Ramón Natera y las guerrillas del este decidieron abandonar los enfrentamientos con los marines, puesto que ya el propósito de lograr la salida de estos del país se había logrado y se estaban dando  los pasos para ello. Natera moriría un año mas tarde en un extraño incidente con un joven en el Jagual, cerca del Ingenio Porvenir
El Gral  Harry Lee,  colaboró para que los marines permanecieran  concentrados en los cuarteles de las ciudades que le fueron asignadas y no ocurrieran así mas incidentes  con civiles dominicanos, por lo que el país completo se tranquilizó.
En los Estados Unidos tuvo lugar la muerte repentina en San Fco de California, del Presidente Harding, en agosto de 1923. Le sucedió su Vicepresidente Calvin Coolidge,, quien continuó la misma política hacia nuestro país.
La Unión Nacional Dominicana (UND) continuó perdiendo fuerza, pues la Presidencia de Vicini, colocó nuestro país en la misma situación que existía en Cuba, Haiti y Nicaragua, con la diferencia de que en nuestro país se preparaba la evacuación de las tropas yanquis y en esos otros países, la intervención terminaría en 1933, cuando cambió la política en Washington hacia los países del Caribe. Así que en los foros internacionales, la voz de la UND ya no tenía la misma pegada  e  internamente,  la campaña electoral  absorbió por completo la atención del pueblo, que ya no estaba interesado en la retórica de la pura y simple.
Además, Vicini pasó a administrar el préstamo de los 6.7 millones de dólares que había obtenido Robison y lo hizo muy bien.
Lo que la campaña electoral demostró fue, que en materia de política, los hábitos de los dominicanos no habían cambiado y que la tónica de 1923-24, era la misma de 1915.
Los insultos, la exaltación de los ánimos, la pasión que se ponía en la campaña, tenía asombrados a los extranjeros.
El abogado Snowden, que por un par de años había estado colaborando para que los dominicanos recuperaran su libertad, estaba asombrado, no entendía lo que ocurría y comenzó a dudar de que tuviéramos la capacidad de autogobernarnos.
Para enero de 1924, el panorama estaba claro sobre quien ganaría las elecciones.
El caudillismo dominaba ampliamente el escenario y como Jimenes había muerto en mayo de 1919, Horacio Vasquez podía decirse no tenia contrario, además de que Federico Velasquez,  pensando que por su edad, Vasquez podría no terminar su periodo de cuatro años, decidiò aliarse con el, como su Vice-Presidente.
De la otra parte estaba Peynado, quien decidió incursionar en la política, algo que no había hecho anteriormente y por lo tanto carecía de arraigo entre el pueblo. Logró que lo apoyara la facción llamada la pata blanca de los jimenistas que encabezaba Elías Brache,  pero la otra rama, mas importante en estos días, de la pata prieta, que encabezaba Desiderio Arias, no se movilizó, pues su líder permanecíó inactivo, esperando a su parecer, que llegaran tiempos mejores.
Un factor favorable que disminuyó mucho las bajas de la campaña fue, que como los americanos habían desarmado la población, las muertes disminuyeron en relación a lo que ocurría antes de la intervención.
La ironía de  todo es, que los políticos como Vasquez y Velasquez, quienes no habían levantado un dedo contra la intervención, al final de ella, resultaron ser los mas beneficiados y se quedaron con el poder.