sábado, 23 de junio de 2018

Duarte en Santiago


 ESPECIAL PARA LA INFORMACION                                      AYER Y HOY
articulosdeopinion2004@yahoo.com         JUAN PABLO DUARTE SU VIDA Y SU OBRA (LX)
                                                                         Julio M. Rodriguez Grullón
DUARTE EN SANTIAGO.-
La llegada de Duarte a esta ciudad el 30 de junio de 1844 fue apoteósica.
Mella salió a recibirlo a Marilopez y los dos entraron cabalgando juntos por Nibaje.
Santiago estaba engalanada con banderas y palmas 
Los héroes de la batalla del  30 de marzo le rindieron honores.
Una salva de artillería fue disparada desde la Fortaleza San Luis.  
La multitud se agolpaba en las calles y el la saludaba sonriente.  
La ciudad se había ya recuperado del terremoto de mayo de 1842 y por la calle El Sol llegaron a la Iglesia Mayor, donde el párroco, Padre Solano y Rojas pronunció un Te Deum con Duarte y Mella ocupando sendos sillones en lugar prominente del presbíterio
El patricio se hospedó en casa de Mella y dió comienzo a su labor, destituyendo de sus funciones a los generales de Mena, de la Rocha y del Orbe, siguiendo  las instrucciones de la Junta Central Gubernativa (JCG), como el primer paso para contener el ímpetu de los trinitarios, que no querían que aquellos que habían sido funcionarios durante la dominación  haitiana, siguieran ocupando sus cargos.
La JCG había dispuesto que esos dominicanos  continuaran en sus cargos por el momento y esto debía respetarse.
Duarte estimuló a que se iniciara el proceso de escoger los delegados a una Asamblea Constituyente, que era lo primordial para institucionalizar la vida política del nuevo país.   Después de eso se pasaría a la elección  del  presidente.
Pero eso  lo entendía Sanchez  y algunos mas  de sus compañeros  de lucha, la gran mayoría carecía de la suficiente madurez o cultura política, para ver así las cosas.
Mella el primero, lo que a el le  preocupaba era que no se habían recibido noticias  de que el ejército del sur encabezado por Pedro Sanana, había acatado los cambios en la JCG efectuados el 9 de junio, que sacaba de la dirección a sus amigos afrancesados.   
           Emocionado por el gran recibimiento  que había recibido Duarte en esta ciudad,  le escribió una carta a Sanchez que se iniciaba diciéndole:.
            “Llegó  mi deseado, te lo devolveré Presidente.”
            Con su habitual impetuosidad, Mella inició la organización de una demostración de apoyo , para proclamarlo Presidente de la República, .que pensó Duarte no podría rehusar.
            Para el 3 de julio, ya estaban de acuerdo con su plan, el héroe de la batalla del 30 de marzo José María Imbert, Antonio Lopez Villanueva y demás  generales de la zona norte del país. Mella también convocó ese día a una reunión secreta, a las principales personalidades cívicas de la región y acordaron firmar un acta redactada por Mella, en  la cual las fuerzas vivas del Cibao le pedían a Duarte aceptar en su día la Presidencia de la Republica. En ese documento se le pediría a Duarte salvar el país de la dominación extranjera, convocar a una asamblea constituyente y remediar la Hacienda Pública.
            También se decidió designar a los coroneles Domingo Malllol y Juan Luis Franco Bidó, para que se trasladaran a Santo Domingo y a nombre de los pueblos y el ejercito del norte, comunicaran lo resuelto a la JCG. Estos estuvieron de acuerdo y esperarían hasta .que Mella les entregara el documento que debían llevar.
            Al dia siguiente 4 de julio de 1844, Mella convocó una nueva asamblea de notables  de la región para comunicarles sobre el acta firmada el dia anterior y solicitar la adhesión de todos los ciudadanos a lo resuelto; les dijo que a la hora de pensar en un presidente se imponía la figura de Juan Pablo Duarte. Esto el lo consideraba un eficaz llamamiento a la concordia……. para que así  depusiesen sus rencores los ambiciosos vulgares y la paz definitiva fuera un hecho, para que bajo su salvadora égida, pudiera encaminarse el país por vías del  necesario adelanto.
            Varios de los presentes apoyaron a Mella y entonces este los exhortó a dirigirse a la Fortaleza San Luis.


martes, 19 de junio de 2018

Duaate en La Vega


ESPECIAL PARA LA INFORMACION                                      AYER Y HOY
articulosdeopinion2004@yahoo.com         JUAN PABLO DUARTE SU VIDA Y SU OBRA (LIX)
                                                                         Julio M. Rodriguez Grullón
DUARTE EN LA VEGA.-
Algunas cosas interesantes debemos señalar sobre el inicio de este viaje de Duarte
             a) La presencia de Felix Mariano Lluberes Alvarez en su comitiva, quien aun era un menor de edad.(17 años)  ¿Sería esto una señal de lo íntimo de los amores de Duarte con su hermana Prudencia y que estarían planeando   casarse   a su regreso a Santo Domingo? Lluberes Alvarez no vuelve a mencionarse luego en este viaje.
            b) Las hermanas Villa ( Maria del Carmen, María Francisca y Manuela) se hicieron populares en la Vega, por ser en  su casa, donde primero ondeó la bandera dominicana en el Cibao y eran merecedoras   de tener hospedadas allí al que concibió esa bandera.
            Al día siguiente Duarte asistió a un Te Deum celebrado en la iglesia parroquial por el Padre Espinosa en honor a su presencia y al terminar pasaron a la casa del comandante local, Manuel Mejía,  donde  Duarte fue sorprendido con un documento, donde se le  solicitaba que aceptara la  Presidencia de la Republica.
Esto fue sencillamente una demostración de lo que era un sentimiento popular expresado varias veces. En Santo Domingo, el 15 de marzo de 1844 a su regreso del exilio, se pensaba que  Duarte ocuparía de presidencia de inmediato, pero Duarte pensaba diferente.
             No podía elegirse o designarse un Presidente, si previamente no se tenía aprobada una constitución.
            Esto lo había aprendido al estudiar lo ocurrido en los Estados Unidos y ver la estabilidad que seguir ese proceso, había producido en la vida política de esa nación.
            Pero el pueblo dominicano no tenía idea de estas reglas que Duarte estaba empeñado en hacer cumplir, pensando siempre en lo mejor para el porvenir de la patria que el había fundado. Así que como pudo .y tratando de no ofender a quienes lo vitoreaban, declinó esa petición.
Manuel Mejía había participado en la batalla del 30 de marzo y luego había formado parte de un grupo de los participantes en esa batalla, quienes habían sostenido  un enfrentamiento con Imbert, al considerarlo partidario del Plan Levasseur.
            Hay quienes ven en ese pronunciamiento en La Vega, la mano de Mella en instrucciones enviada desde Santiago a Juan Evangelista Jimenes, el capitán que comandaba el grupo militar que acompañaba a Duarte.
            Cuatro días permaneció Duarte en la Vega,  vitoreado y recibiendo muestras de cariño y admiración por todas partes.
            En La Vega existía un conflicto entre el párroco Padre Espinosa, quien había apoyado el movimiento independentista y el vicario Portes, quien le había ordenado entregar la parroquia al sacerdote Diaz de Peña, conservador, basándose en reportes de que el Padre Espinosa estaba mal de salud.
            Diaz de Peña había sido de los delegados a la asamblea constituyente de Puerto Principe en 1843, designado por Herard y apoyaba el Plan Levasseur.
            Pero Mella desde  Santiago, ordenó a Espinosa permanecer en su parroquia, algo que fue confirmado por la Junta Central Gubernativa controlada por los duartistas desde el 9 de junio. Duarte se mostró amistoso y compartió con Espinosa mientras estuvo en La Vega. Posteriormente  al tomar Santana el control del país, este se puso del lado de Portes y Espinosa tuvo que entregar su parroquia.
             Duarte partió de La Vega el 29 de junio y el 30 llegó a esta  ciudad de Santiago de ,los Caballeros. De inmediato ejecutó la orden de la JCG de destituir de sus cargos a los generales Pedro Ramón de Mena , Domingo de la Rocha y José Ramón del  Orbe, quienes pasarían a ser sus opositores y posteriormente de Mena terminaría arrestándolo en Puerto Plata por ordenes de Santana..
            Con la llegada de Duarte a Santiago, Mella puso en marcha la segunda parte de su plan de proclamarlo Presidente  de la Republica.

sábado, 9 de junio de 2018

Duarte parte para Santiago


ESPECIAL PARA LA INFORMACION                                      AYER Y HOY
articulosdeopinion2004@yahoo.com         JUAN PABLO DUARTE SU VIDA Y SU OBRA (LVIII)
                                                                         Julio M. Rodriguez Grullón
 DUARTE PARTE PARA SANTIAGO.-
              Para  junio de 1844, Duarte se sentía optimista sobre la situación política del país, pues había recuperado el control de la Junta Central Gubernativa (JCG) y esta se preparaba para relevar del mando del ejército del sur a Santana.
              Como el le había dado el ejemplo a este, en marzo de 1844, de sujetarse al poder civil, aunque no se estuviera de acuerdo con la orden, pues no atacó a los haitianos al no ponerse de acuerdo con el,  Duarte no se imaginaba que Santana la iba a desobedecer al recibirla y se pondría en marcha hacia Santo Domingo al frente del ejército del sur, para asaltar el poder, en combinación con el cónsul Saint Denys.
              Tampoco se imaginaba Duarte, que el cónsul por su parte, preparaba una demostración de fuerza en el puerto de Santo Domingo, del poderío naval francés en el Caribe, para forzar a que Santana tomara el poder y se llevara a cabo el protectorado.
              La noticia de la salida  de  Duarte para el Cibao,  llenó de optimismo a Saint Denys respecto al éxito de sus planes, pues el sabía perfectamente que manejar a Sanchez y a Puello, le resultaría mucho mas fácil, que tener que vérselas con Duarte.
              Por otro lado, la situación en el Cibao, aunque controlada por Mella, inquietaba a Duarte.
              Habían surgido allí conflictos, al querer los trinitarios desplazar de los cargos del gobierno, a aquellos dominicanos que habían sido funcionarios durante la dominación haitiana. Estos personajes, como Bobadilla,  a quien veían como su guía en ese momento,  eran separatistas, así como los generales Pedro Ramón de Mena y Fco Ant Salcedo, por lo que para consolidar el control de la JCG, en esa importante zona del país, Duarte interrumpió la confección de su proyecto de constitución y  salió para Santiago, a caballo, el 20 de junio,  al frente de una pequeña columna de la que formaban parte el capitán Juan Evangelista Jimenes, Felix Mariano Lluberes (hermano de su novia Prudencia, La Nona) y el coronel Gregorio del Valle,  militar español que estaba reorganizando el manual de ordenes del ejército dominicano, con ordenes en español, en vez de las francesas que se estaban utilizando  hasta ese momento.
            Jamás se imaginó Duarte que regresaría a Santo Domingo, prisionero, a bordo de una goleta, menos de dos meses después y que sería desterrado, acusado de traidor a la patria que había forjado.
              El obedecía a un decreto de la JCG emitido el 18 de junio de 1844, donde  consignaba que el debía apaciguar los ánimos de los duartistas y que continuaran en sus cargos las personas que estaban en ellos, al momento de producirse la revolución (entendemos que el 27 de febrero) y evitar que se repitan las controversias pasadas, que una comisión enviada previamente, integrada por Delorve, Roche y de Mena,  no había sido suficiente para contener  los disturbios, habiendo sucedido lo contrario, que su presencia produjera una contienda muy desagradable al gobierno, por haber ocurrido entre hombres de tanta respetabilidad.
            La  JCG esperaba que Duarte  “corrija los abusos y enmiende los trastornos que existen y puedan existir, dándole cuenta exacta y continuada (a la JCG) de todas sus operaciones”.
             Firmaban  Sanchez,  Ramirez, Mercenario, Jimenes, Pina, Medrano y Pujols  
Después de cinco días de viaje, pernoctando en sitios como, la Isabela, La Luisa, Antonsí (lugar de nacimiento de Fernando Arturo de Meriño), Cevicos y Cotuí, llegaron a La Vega, el 25 al anochecer, donde se detuvieron cuatro días.
En esta ciudad estaba preparado el primer paso en el plan de Mella, de declarar a Duarte Presidente de la Republica.
El cura párroco, trinitario, José Eugenio Espinosa, lo abrazó calurosamente, así como el comandante de las armas, Manuel Mejía. Quedó alojado en la casa de las hermanas María del Carmden, María Francisca y Manuela Villa.


sábado, 2 de junio de 2018

La constitución de Duarte


ESPECIAL PARA LA INFORMACION                                      AYER Y HOY
articulosdeopinion2004@yahoo.com JUAN PABLO DUARTE SU VIDA Y SU OBRA (LVII)
                                                           Julio M. Rodriguez Grullón

LA CONSTITUCION DE DUARTE.-
Debemos aclarar ante todo que solo retazos de lo que escribió Duarte en esos  días han llegado hasta nosotros, pues nuestro patricio tuvo la mala fortuna de que sus escritos fueron destruidos, tanto los que escribió aquí, como los que escribió en Venezuela.
            Los de aquí fueron destruidos en marzo de 1845 cuando la familia entera fue expulsada para Venezuela, para que no cayeran en manos de Santana y los que escribió en Venezuela, por un fuego que accidentalmente destruyó la casa donde habitaba y donde estaban guardados en ese momento esos escritos.
            Su proyecto de constitución se inicia diciendo:
            DIOS , PATRIA Y LIBERTAD
            Nos, los infrascritos , nombrados por los  pueblos , representantes legítimos  de la Nación Dominicana reunidos en augusta asamblea legislativa ,  en el nombre de Dios, supremo autor, arbitro y regulador de las naciones , y  en uso de las facultades que para ello se nos han conferido, visto el proyecto de ley fundamental sometido  a nuestra consideración por … hemos adoptado y decretamos la siguiente Constitución del  Estado.
            Los primeros cinco artículos de esa constitución los dedica a describir  las características que deben tener las leyes y continúa en los artículos 7, 8, 9, 10, 11,12, 13, 14 y 15. Asimismo, su constitución, escrita en los días en que luchaba contra los afrancesados del Plan Levasseur, enfatiza :
a)     La soberanía nacional antes que nada y de donde emanan los demás poderes del
estado y luego al referirse a la forma de gobierno dice: 
b) En vez de los clásicos tres poderes de las democracias, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, el agregó un cuarto poder, El Municipal.
En relación al a).-
Su artículo 6 dice textualmente:
             “Siendo la independencia nacional la fuente y garantía de las libertades patrias , la ley suprema del pueblo dominicano es y será siempre su existencia política  como nación libre e independiente  de toda dominación, protectorado, intervención o influencia extranjera, tal como lo concibieron los fundadores de nuestra asociación política  al decir el (16 de julio de 1838) DIOS PATRIA Y LIBERTAD, REPUBLICA  DOMINICANA. y fue proclamada el 27 de febrero de 1844, siendo desde luego así entendida, por todos los pueblos, cuyos pronunciamientos confirmamos y ratificamos hoy; declarando además que todo gobernante o gobernado que la contraríe, de cualquier modo que sea, se coloca ipso facto y por si mismo fuera de la ley”
            Estos conceptos se repiten en los artículos  17 y 18.
            En relación al b) escribió:-
            Para la mejor y la mas pronta expedición de los negocios públicos se distribuye el poder en Poder Municipal, Poder Legislativo, Poder Judicial y Poder Ejecutivo
       Actualmente los municipios tienen poca influencia en la regulación de la vida o las instituciones existentes en su jurisdicción, como las escuelas públicas, los hospitales o la policía, pues el país está super centralizado y el poder ejecutivo avasalla a los poderes judicial y legislativo. Sobre la religión escribió:
             “La religión predominante en el estado deberá ser siempre la católica  apostólica, sin perjuicio de libertad de conciencia, y tolerancia de cultos  y de sociedades no contrarias a la moral pública y caridad evangélicas”.
         Aun a los 174 años después de escrita, podemos apreciar la visión de Duarte sobre como debía regularse la vida en el país por el fundado y que ciertamente si se ajustara a sus ideas funcionaria mejor que en la actualidad.
Referencia.- La justa causa de la libertad. Publicación del Tribunal Constitucional de la República Dominicana, Santo Domingo, 2014 pag 47-58


sábado, 26 de mayo de 2018

Duarte en control de la situación


ESPECIAL PARA LA INFORMACION                                      AYER Y HOY
articulosdeopinion2004@yahoo.com JUAN PABLO DUARTE SU VIDA Y SU OBRA (LVI)
                                                  DUARTE EN CONTROL DE LA SITUACIÓN
                                                             Julio M. Rodriguez Grullón

Desde el 9 de junio hasta que partió para Santiago el 20 de ese mes de 1844, Duarte había logrado recuperar el control de los acontecimientos políticos en Santo Domingo, algo que había perdido con motivo de su exilio de mas de 7 meses ( 2 de agosto  1843-15 de marzo 1844) y la llegada del cónsul Saint Denys a Santo Domingo, el 13 de enero de 1844, hechos que habían revivido la idea separatista, a la que estaban adheridos,  Bobadilla, Baez, Santana, Caminero y otros que respaldaban el plan Levasseur..                                     
Al tomar control de la Junta Central Gubernativa (JCG), en un movimiento con gran respaldo popular, Duarte demostró su capacidad de liderazgo, que se tornaba   enérgico cuando la situación lo demandaba.
Ahora bien, algunas cosas se escapaban a su conocimiento, pues ocurrieron en enero de 1844, antes de su llegada y estaban relacionadas con la actividad del cónsul Saint Denys.
El no sabía de la urdidumbre tejida entre Bobadilla,  Santana y Saint Denys, para apoderarse del poder en la nueva República que el había desarrollado con su esfuerzo tesonero desde 1831, aunque tuvieran que emplear la fuerza  militar para ello, como le había expresado Pedro Santana a Saint Denys, en su carta del 14 de marzo.
Aunque la audacia de Mella, sorprendió a Bobadilla y su grupo, la noche del 27 de febrero, Bobadilla reaccionó enseguida y el 2 de marzo tomó oficialmente el control de la JCG, el cual retuvo por algo mas de tres meses, hasta que Duarte lo sacó de esa posición el 9 de junio.
Era por esa razón, el 2 de marzo, la fecha  que estos separatistas celebraban como la del inicio de la Republica Dominicana, aunque la constitución de San Cristobal dijera que fue el 27 de febrero y por eso no tuvieron el menor rubor en fusilar a María Trinidad Sanchez el 27 de febrero de 1845, pues para ellos ese día no significaba nada.   
Por  su parte Duarte, con la situación bajo su control, procedió a dar los pasos que el había aprendido, estudiando lo ocurrido en los Estados Unidos entre 1781 y 1789, que debían realizarse antes de iniciar el gobierno de una democracia, que eran, primero, aprobar una constitución y luego elegir un Presidente que jurara respetarla y hacerla cumplir. Así que conforme a esta idea, inició la redacción de la constitución con que debía iniciarse la República Dominicana.
Lejos estaba el de imaginarse, que Saint Denys había iniciado  su plan de poner a los separatistas de nuevo en el control de la nueva república y procedía a coordinar la presencia de naves de guerra franceses en la rada del puerto de Santo Domingo, como una demostración de fuerza  para ello, al tiempo que coordinaba con Santana, el momento en que este debía ponerse en marcha hacia Santo Domingo desde el sur del país, donde se encontraba.
Así que mientras Duarte escribía su constitución, Saint Denys coordinaba los pasos para perderlo. Entonces, inesperadamente, el 15 de junio, tras breve enfermedad, falleció en Santo Domingo, Ramón Santana y cinco días después de su muerte, una circunstancia vino a favorecer los planes de Saint Denys, cuando Mella, quien había permanecido aquí en Santiago, después de la batalla del 30 de marzo, concibió el plan de declarar a Duarte presidente en esta ciudad  y por este motivo solicitó a Sanchez su envío para acá, finalizando la carta en que había hecho esa solicitud diciéndole “te lo devolveré Presidente”.
Duarte saldría para Santiago el 20 de junio
Pero esta vez, la audacia e intrepidez de Mella, iban a propiciar resultados negativos, pues sustraer a Duarte del ambiente  donde residía el poder político nacional, iba a tener como consecuencia la división, (que habitualmente ocurría entre los trinitarios en ausencia de Duarte) de los patriotas en la capital..
Pero antes de adentrarnos en estos acontecimientos, veamos cuales fueron las ideas que Duarte plasmó en su proyecto de constitución, que han llegado hasta nosotros.

lunes, 21 de mayo de 2018

Nuestro problema de atención medica


                   NUESTRO PROBLEMA DE ATENCION MEDICA
                                                                                         

            Aprovechamos el momento de que el Presidente Medina ha cambiado las máximas autoridades de salud pública para referirnos a este tema.
            Aunque ya lo he hecho en otras ocasiones, no está demás repetirlo.
            Dos son los problemas básicos que tenemos que resolver para que nuestros indicadores de salud mejoren.
            1.- Aumentar la inversión en salud de parte del gobierno central
2.- Implementar la certificación y recertificación médicas
            1.- Cuando fui presidente de la Asociación Medica Dominicana (AMD) en el período diciembre 1981-dic 82, en ese mes de diciembre de 1982, organicé una convención sobre un Sistema Nacional Unico de Salud (SNUS) con invitados de Canada, Cuba, Costa Rica y Nicaragua, donde quedó bien claro, que el costo de este sistema que producía los resultados óptimos en los indicadores de salud de un país, era el 10% del Producto Interno Bruto (PIB) de un país. En ese momento nuestra inversión no llegaba al 2%.
Yo no me explico porque el  Colegio Medico Dominicano (CMD), sabiendo esto, presiona solo por el 5%  del PNB, para gasto en salud, a sabiendas de que esto no es suficiente. En febrero de este año, según la Organización Mundial de la Salud,  en nuestro país el gasto en salud ascendía a el 4.5% de nuestro PIB.
Así que el primer problema por el desastre que tenemos es que no se invierte lo suficiente en relación a esto.
                         2.- El eje de la atención medica en cualquier país es el médico, quien debe estar al día en sus conocimientos y demostrárselo a la sociedad donde  ejerce.
Para eso está el sistema de certificación y recertificación medicas, que en nuestro país no termina de arrancar.
Todavía gran parte de nuestros  médicos no entienden la diferencia entre Colegio Medico Dominicano (CMD) y Asociación Medica Dominicana (AMD).
La AMD era una organización voluntaria, donde no se le podía exigir nada  a ningún   miembro, pues con salirse de ella este resolvía su problema.
El CMD es parte del estado y el médico no se puede salir de el, porque se le exija que demuestre que está al día en sus conocimientos.
El CMD debe ser el que otorgue  el permiso para ejercer la medicina en el país.
Las autoridades no entienden eso, aunque hayan tenido experiencia en el CMD previo a ocupar sus cargos. Pero el CMD tampoco termina de crear dentro de sus facilidades, la infraestructura para llevar a cabo este plan y poder solicitar del gobierno la asistencia para esto, que va a descargar al ministerio de salud,  de una labor burocrática que ya está desfasada de la realidad del ejercicio de nuestra profesión.
Las sociedades médicas especializadas juegan un papel muy importante en esto de la certificación y recertificación médicas, pues aunque en  nuestro país,  las universidades tienen a su cargo la supervisión de las residencias medicas, no es un secreto para nadie, que esto se hace de manera laxa y son las sociedades especializadas las encargadas de la recertificación y en mi opinión deben también jugar un papel en la acreditación de las residencias o de lo contrario exigir un examen de certificación a los especialistas al ingresar a ellas, como hice yo cuando fui Presidente de la Sociedad Dominicana de Pediatría en el periodo 1977-78, pues es dentro de su seno que el especialista va a ejercer y la sociedad debe asegurarse de que trae los conocimientos requeridos para ser considerado como tal..
La sociedad especializada determinará los parámetros de conocimientos que el especialista debe mantener  mediante  sus evaluaciones periódicas. 

sábado, 12 de mayo de 2018


ESPECIAL PARA LA INFORMACION                                 AYER Y HOY
articulosdeopinion2004@yahoo.com        JUAN PABLO DUARTE. SU VIDA Y SU OBRA (LV)
                                             LA JUNTA CENTRAL GUBERNATIVA Y SU FUNCIONAMIENTO      
                                                                   Julio M. Rodriguez Grullón

Como pienso que nuestros amables lectores no están familiarizados con esta situación, les diré que la Junta Central Gubernativa (JCG), fue el primer órgano de gobierno de la Republica Dominicana y basaba su funcionamiento en un párrafo del Manifiesto del 16 de enero de 1844 que incluimos aquí textualmente:
El gobierno provisional se compondrá de una junta compuesta de once miembros electos en el mismo orden. Esta junta resumirá en si todos los poderes hasta que se forme la constitución del Estado, y determinará el medio que juzgue mas conveniente, para mantener la libertad adquirida, y llamará por último a uno de los mas distinguidos patriotas al mando en jefe del ejército, que deba proteger nuestros límites agregándole los subalternos que se necesiten”.
Ver,  La justa causa de la libertad. Una publicación  del Tribunal Constitucional de la Republica Dominicana, Santo Domingo, octubre 2014,  pag 41.
Como vemos, este párrafo no señala como se elegirán su Presidente o sus miembros, aunque ciertamente su composición reflejaba las personalidades mas importantes de la sociedad capitaleña de esos días y por eso Duarte fue integrado a ella desde que desembarcó el 15 de marzo de 1844, cuando regresó de su exilio.
Sanchez la presidió de inicio el 27 de febrero, porque fue a quien Duarte dejó al frente del movimiento independentista cuando tuvo que partir para el exilio en agosto de 1843 y fueron los trinitarios quienes llevaron la voz cantante esa  noche.
Luego Bobadilla desplazó a Sanchez y tomó posesión oficialmente de su Presidencia el 2 de marzo, que era la fecha que celebraban los separatistas  como de inicio de nuestro país,  aunque  la constitución de San Cristobal señalaba, que era el 27 de febrero, el día en que se inició la Republica Dominicana.
Este cambio de Bobadilla por  Sanchez en su presidencia, reflejaba que realmente Bobadilla y los afrancesados,  tenían mayor influencia que los trinitarios  en esos días, por eso y aún antes del grito de independencia, Bobadilla había designado a Santana, Jefe del Ejército, quien ya estaba de acuerdo con el, en el Plan Levasseur y fue Mella, quien le llevó la noticia al Seibo. Es por eso que Santana llega a Azua como jefe de Duvergé, Soñé y demás patriotas, que ya habían preparado la defensa de la ciudad y se lleva el mérito de la victoria,  pero conforme con su  plan de que se enviaran tropas francesas, se replegó a Baní,  después de haberse ganado la batalla.
El .triunfo militar del 30 de marzo aquí en Santiago, creó una fuerza militar inesperada por Bobadilla, que estuvo controlada por Mella y renovó el impulso a la idea independentista.
No creemos que la JCG llegara nunca a sesionar con 11 miembros, pues en sus comunicados nunca hemos visto esa cantidad de firmas.
El que tuvo el mayor número de ellas fue dirigida al Presidente de  Haití,  el  9 de marzo con 10, la del rechazo de elevar a Duarte a Comandante del Ejército, del 7 de junio, solo fue firmada por cinco, Bobadilla, Caminero, Medrano, Echavarría y Mercenario.
Irritado por este desplante, el 8 de junio, Duarte inició  un movimiento con respaldo popular y el de José Joaquín Puello, quien se le mantuvo fiel, a pesar del ascenso recibido el día anterior y sacó a Bobadilla de su Presidencia, retornando a Sanchez a esa posición. Atemorizados, Bobadilla, otros separatistas y los eliminados con el de la JCG, Caminero y Echavarría, se escondieron o buscaron refugio en el consulado francés.
A partir del 9 de junio, estuvo integrada la JCG por Sánchez como Pte, además de Pina, Jimenes, Mercenario, Ramirez, Medrano y Valverde, con Juan Isidro Perez como secretario.  Duarte quedó como Comandante de las tropas de la ciudad. Esta JCG estaba dominada ahora por los duartistas y gobernaría el país por un mes, hasta el 13 de julio de 1844, cuando Santana fue proclamado Presidente de la República, con poderes dictatoriales a nombre del ejército y el pueblo, en una acción  dirigida obviamente por Saint Denys.